Financiación sin intereses | Todo lo que debes saber

La financiación sin intereses es aquella que no acarrea el pago de intereses en la devolución del préstamo. Si no conoces cómo funciona o desconfías de ella, ¡te contamos lo que es y cómo puedes obtenerla!

En qué consiste la financiación sin intereses

Un préstamo o crédito estándar acarrea unos costes y el pago de unos intereses. Es decir, que cuando finaliza el plazo que se ha acordado para la devolución, o bien en cada una de las cuotas si se puede optar por ellas, además de la cantidad concedida hay que añadir el pago de un interés fijo, así como otros gastos asociados.

Por eso, a la hora de solicitar un crédito debes prestar atención al TIN y a la TAE, que vienen expresados en porcentajes. Para que la financiación realmente no tenga ningún coste, ambas cifras deben estar en cero.

En múltiples casos, la TIN aparece en cero, pero cuando nos vamos a la TAE nos encontramos con un porcentaje. A veces puede ser tan elevado que en el cálculo del préstamo pierde todo su atractivo. El TIN es el tipo de interés, mientras que la TAE es la tasa anual equivalente, que incluye el coste de apertura o las comisiones bancarias, entre otros.

Por lo tanto, y para evitar sorpresas de última hora, asegúrate de leer bien la letra pequeña y de confirmar con la entidad en cuestión que realmente se trata de un préstamo que no acarre ninguna comisión oculta.

Y en lo que respecta a las cantidades, estos créditos suelen ser por importes bastante bajos. Ya que suelen ser las ofertas que se conceden a los nuevos clientes, se establece una limitación en la solicitud para que el riesgo que corre la entidad sea limitado.

¿Existe realmente la financiación sin intereses?

Resulta casi imposible pensar que realmente se puede conseguir financiación sin intereses. Pero, de hecho, es así. Debido a la gran demanda, pero al mismo tiempo la diversidad de situaciones personales y necesidades que difieran entre sí, las entidades crediticias han ampliado en gran medida su oferta, y hoy en día puedes conseguir un préstamo personal o un minicrédito sin tener que pagar ningún interés.

Pero, ¿por qué les resulta beneficioso conceder financiación sin intereses? La respuesta es muy sencilla. Piensa que quien dispone de ahorros suficientes para hacer frente a necesidades puntuales de liquidez, no requiere de ayuda externa de ningún tipo, salvo que se tratase de una situación extraordinaria, como el pago que conlleva la aceptación de una herencia o las reparaciones urgentes en una vivienda. En estos casos, no obstante, se trataría de cantidades más elevadas.

Por norma general, quienes solicitan préstamos por cantidades inferiores a los 500 €, que suelen ser las que barajan las entidades en las primeras concesiones, disponen de unos ingresos limitados o que no son suficientes para cubrir ningún imprevisto. Por este motivo, suelen recurrir con mayor frecuencia a esta financiación.

Así, la concesión de un primer préstamos sin coste alguno significa disponer de un nuevo cliente. En su próxima solicitud, la concesión será mucho más rápida por conocer ya su perfil. De este modo, el cliente accederá aunque deba pagar un interés y la entidad finalmente logra obtener un beneficio.

Cómo solicitar este tipo de financiación

Para poder solicitar tu financiación sin intereses, debes ponerte en contacto con aquellas entidades que la ofrezcan. Aunque se trata de una posibilidad real y son varias las que cuentan con ella, no es una característica común en todas las opciones, por lo que tendrás que dar con dichas entidades.

Además, ten en cuenta que el hecho de que la cantidad sea baja, como 200 € o 300 €, existen requisitos. ¿Por qué? Pues porque siempre hay un riesgo asociado para la entidad que concede el préstamo. Por ello, tendrán que asegurarse de que cuentas con los medios para poder proceder con la devolución del mismo.

Estos requisitos varían de una a otra. Así, mientras que algunas entidades consideran indispensable tener una nómina, para otras no lo es, y aceptan cualquier tipo de ingreso recurrente demostrable. Como por ejemplo, el cobro de una pensión, la prestación por desempleo o los ingresos que se obtengan como autónomo.

Para ahorrar tiempo, multitud de páginas ofrecen comparadores que te ayudarán a dar fácilmente con la financiación sin intereses. Presta atención también a estos intermediarios; algunos cobran una cuota por estos servicios.

¿Aún te quedan dudas acerca de este tipo de financiación? ¡Puedes dejarnos un comentario y estaremos encantados de resolverlas!

 

LourdesFinanciación sin intereses | Todo lo que debes saber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *