¿Cómo detectar préstamos falsos en internet?

La eclosión de las empresas fintech ha aumentado exponencialmente la posibilidad de pedir préstamos rápidos. Ahora bien, ¿cómo detectar préstamos falsos y no jugársela? Aquí te damos claves.

Las maneras de detectar préstamos falsos por internet

Es cierto que, en ocasiones, puedes estar apremiado para pedir dinero rápido. Hoy existen varios operadores que ofrecen pequeñas cantidades en préstamos rápidos, con ASNEF o sin papeleo. Eso sí, vale la pena que dediques un rato a ver si son de fiar o no.

En primer lugar, no estará de más comprobar si el operador está autorizado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aunque este trámite no es obligatorio y en la legislación española hay un vacío, este hecho ya da una clave de confiabilidad. Ahora bien, muchos operadores no están autorizados por la CNMV pero lo están por otros países. Por eso, hay que buscar otras referencias.

Hay una serie de indicios con los que te tienes que poner en guardia. Si el operador tiene una de estas características, te aconsejamos que busques otro. Toma nota:

1. Contactan contigo para ofrecerte el préstamo

El mercado crediticio es muy competitivo, sí, pero es sospechoso que te ofrezcan una operación que no has pedido. Si contactan contigo por Facebook o te mandan un correo electrónico sin que te hayas subscrito antes, desecha la comunicación. Esta es una clara muestra de mala praxis.

2. El texto de la página web está en un español deficiente

Este factor es también determinante, aunque convendría realizar un matiz. Hay operadores legales domiciliados en algún Estado de la Unión Europea (Estonia, Malta o Chipre, fundamentalmente) que traducen su web para España.

Por lo general, si la web del prestamista tiene faltas de ortografía y errores sintácticos, deberías pasar de largo. Si tienes referencias positivas externas, te recomendamos que consultes un comparador para decidirte.

3. No figura en ningún comparador de préstamos

Los comparadores de préstamos son, hoy en día, la principal herramienta de consulta. Y los propios prestamistas tienen mucho interés en figurar por dos motivos:

  1. Proporcionan visibilidad, puesto que los usuarios tienen interés en poder comparar. No en vano, si hay algo que no le sobra a nadie es tiempo, de ahí que convenga estar.
  2. Mejoran la reputación del prestamista, si este hace bien su tarea. Los usuarios comentan y, aunque este sea un mercado controvertido, una buena opinión ayuda.

Dicho esto, ¿a qué prestamista no le interesa estar en uno de los comparadores de referencia? Claramente, a aquel que no hace las cosas correctamente.

4. Carece de certificados de seguridad

Los certificados de seguridad son necesarios en todo tipo de web, pero mucho más en servicios financieros. Y tienes una forma fácil de descartar una página que no sea confiable, y es cuando no marca «https»; si se queda en «http», las opciones de que sea un timo son altas.

5. No facilita un método de contacto fácil, gratuito y visible

La transparencia es obligatoria en una web que ofrezca préstamos. Esto implica que deberías poder enviar un correo electrónico o llamar sin que esto te cueste un dinero adicional. Si tienen una sede física, mejor que mejor.

Los timos pueden ser sutiles, pero utilizan alguna de estas maniobras: o bien solo permiten enviar formularios de contactos, o bien cobran por enviar mensajes o llamar.

6. Las condiciones de Protección de Datos están obsoletas

España modificó su legislación de Protección de Datos en 2018. Los dos textos de referencia son el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) y la Ley 3/2018 de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales.

No tienes por qué ser un experto, pero en el apartado de «Condiciones Legales» deberías comprobar si las políticas están adaptadas a ambos textos legislativos. En caso negativo, mejor que no operes con ese portal.

7. Pide dinero por adelantado

Esta es la definitiva y nunca, nunca, deberías dar dinero por adelantado cuando pides un préstamo.

Hay una variante que tampoco recomendamos, y es la de la empresa que cobra una comisión de estudio o exige un SMS de pago para aceptar la operación. Hoy no hace falta que te arriesgues porque hay muchas empresas que te ofrecerán el préstamo sin estos trámites.

La idea es que no tengas que exponerte a gastos por pedir sin la garantía de que recibirás el dinero.

Conclusión

Los préstamos falsos son uno de los principales peligros que te puedes encontrar aunque, afortunadamente, hoy hay varias formas de detectarlos antes de perder dinero. ¿Quieres saber más acerca de educación financiera particular? Consulta nuestro portal, que actualizamos frecuentemente.

 

Lourdes¿Cómo detectar préstamos falsos en internet?

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *